El Wing Chun es un estilo de Kung Fu que tiene más de 300 años de antigüedad, y que es conocido por muchos a través de las películas actuales de Ip Man, quien fue a su vez, el maestro de Bruce Lee y Leung Ting, entre otros.
Dentro de las particularidades del estilo, podemos observar un fácil desempeño de las técnicas, una simpleza y contundencia especiales en comparación con otras artes marciales, ya sean chinas, coreanas, japonesas, etc.
Se basa en 3 conceptos clave:

  1. Si el camino está libre, avanzar.
  2. Una vez que me pego a mi enemigo, no me despego.
  3. Ceder para vencer.

Es un estilo que no depende de que la fuerza física, resistencia y otras cualidades físicas del practicante sean excepcionales, lo cual lo hace especialmente apto para personas que no pueden dedicarle demasiado tiempo al entrenamiento, ya sea por trabajo o por diversas razones. Funciona para todo tipo de persona, desde adolescentes de 15 años a personas adultas de 60 años.
Se revisan conceptos básicos pero efectivos, como ser las líneas de fuerza, el desarrollo de palancas y contrapalancas, el combate en el suelo, las técnicas para confrontar una situación de riesgo siendo que esta puede variar indefinidamente, etc.
Se lo caracteriza por funcionar extremadamente bien para mujeres, siendo esto por su baja dependencia de fuerza y resistencia musculares (propiedades consideradas únicamente “masculinas”) y no necesariamente porque haya sido desarrollado (según el folclore chino, merece destacar) por una mujer. Se suele pensar de forma errónea, que se trata de un estilo únicamente para mujeres, siendo esto una impresión incorrecta ya que en todo el mundo, miles de hombres practican este estilo junto a mujeres.
No existen florituras, ni falsos conceptos que dependan de habilidades especiales lo cual lo hace extremadamente efectivo en una confrontación en la calle de nuestros días.