El Escrima es una disciplina de origen filipino, que se orienta principalmente al desarrollo de un combate con armas. Se lo suele confundir con el “Esgrima” europeo, que poco y nada tiene que ver con este arte marcial. Tiene la característica de usar palos, machetes, cuchillos, escudos, etc. Múltiples armas son enseñadas en este estilo, que es apto para personas que no poseen ningún conocimiento en cuanto a defensa con armas o contra armas y no necesita conocimientos previos.
Posee grandes cualidades en su arsenal de técnicas, siendo este tan voluminoso que en su instancia más alta se desarrolla el combate con las mismas técnicas que se utilizan con las armas, pero sin estas, haciendo del Escrima otro estilo efectivo para la defensa personal en la calle de nuestros días.
Al igual que el Wing Chun, no requiere grandes cualidades físicas de parte del practicante, y es otro estilo practicado también por hombres y mujeres por igual.
En seminarios específicos, se observa y se entrenan métodos de Escrima que pueden utilizarse con objetos cotidianos como ser el celular, la llave, el paraguas, un bolso, mochila, una birome, una toalla, un cinturón de cuero, un buzo y hasta una silla. Es indispensable entender como funcionan los conceptos del combate con armas para poder desarrollar con eficiencia esta característica de este arte marcial.
En sus niveles más elevados, también se orienta hacia el uso de armas cortantes y contundentes, pudiendo ser estas la espada, el machete, el palo largo, el cuchillo, el escudo y hasta un martillo de guerra.