El Chi Kung tiene su origen en China y es un sistema de trabajo energético, apto para toda persona que quiera poder incrementar su nivel de energía y subsanar determinadas dolencias, como ser dolores musculares, problemas respiratorios, tendinitis en diversas extremidades, etc.
Este efectivo trabajo energético es realmente sencillo de realizar desde el principio hasta el final, y para las personas que nunca antes han desarrollado un sistema energético les resulta extraordinariamente acogedor.
El Chi Kung se basa en movimientos lentos, que se asemejan a una persona cuando se mueve debajo del agua o bien un astronauta en el espacio. Esta parsimonia en el movimiento produce una concentración mental sobre el cuerpo, ayudando al practicante a sentir cada una de sus articulaciones y músculos moviéndose de una determinada forma, acompañando esto con una respiración continuada y con un ritmo específico para cada uno de los ejercicios.
Los practicantes de Chi Kung suelen notar enormes mejorías en un plazo extremadamente corto de práctica, pudiendo así sobrellevar el día a día con mayor capacidad y comodidad personal, hasta que la dolencia termina siendo vencida y al desaparecer entonces el problema, desaparecen con él también los síntomas evidenciados.